87036518_2552607071531336_89568617741754

 

Mi nombre es Carla Moreno, nací el 22 de Abril de 1978. Disfruto muchísimo propiciar el bienestar de las personas a mi alrededor, creo firmemente que puedo ser parte de la sanación de la humanidad desde mi espacio terapéutico. Soy madre de tres niños hermosos, que son la inspiración de mi vida y quiero dejarles un legado que les permita reconocer su propio bienestar desde el autoconocimiento. Soy Maestra Instructora Reiki, Terapeuta Humanista Gestalt, Consultora en Flores de Bach y me estoy formando como Couch en la rama de la Medicina Ayurveda.

 

La intensión de ayudar y acompañar al Ser Humano lo tuve presente toda mi vida, vengo de una familia en la que las mujeres son muy solidarias y generosas. Sin embargo mi primer paso formal para acompañar al Ser Humano inició con mi busqueda de autoconocimiento y autosanación a finales del 2014. Habia tenido que sobrellevar varios temas dificiles en mi vida. Entre ellos esta un Cáncer de Seno, divorcio y metástasis en huesos. Estas situaciones hicieron que mi busqueda de autoconocimiento y autosanación sea exaustiva. Tuve varios tipos de terapias, todas ayudaron, sin embargo el Reiki fue como un imán, en principio fuí un poco irregular y debo admitir que me sentía muy incredula, sin embargo mis ganas de sanar eran más fuertes. Sesión tras sesión fui constatando los cambios en mi ser emocional y en mi ser físico.

Para Diciembre del 2014 realice el primer nivel de Reiki Tradicional Japonés, llamado Shoden. En ese primer nivel pude ver cómo años de creencias religiosas se derrumbaban, mientras mi ser experimentaba la verdadera libertad, recordé como de adolescente usaba la energía sin darme realmente cuenta de lo que hacía. El grado Shoden me conecto con mi esencia sanadora. 

Para Noviembre del 2015, después de encontrar que había regresado el cáncer a mis huesos, tener una vértebra rota, consecuentemente muchísimo dolor y haber perdido casi la movilidad, pude vivir de manera tangible lo milagroso de la terapia. En una sola sesión el dolor desapareció, recupere la movilidad. Mi asombro fue más grande cuando al llegar a la radioterapia los doctores se sorprendieron de verme sin dolor, no pudieron creer que una sola sesión de Reiki me había quitado por completo el dolor y menos la movilidad. 

En estos años he podido experimentar varios procesos de sanación propios y en consultantes. He podido canalizar energía a los consultantes y esta ha permitido que ellos encuentren caminos propios de sanación. 

Ser canal de Energía Reiki me ha abierto la puerta a un mundo de sanación holística. He podido constatar que la Energía sana a quien quiere ser sanado, por lo tanto como terapeuta no puedo hacer más de lo que el consultante permita a la Energía, honrando a la ley del Libre Albeldrío, De todas formas son muy pocos los que no se conectan con la Paz y Armonía que el Reiki junto con los ejercicios sistémicos y el resto de terapias a las que he podido acceder proporcionan a los consultantes.

En mi constante búsqueda de sanación me certifique como Terapeuta Humanista Gestalt y como Practitioner de Flores de Bach, además me estoy formando como Couch en la medicina Ayurveda. Estas cuatro ramas del acompañamiento emocional se conjugan de manera perfecta y ayudan a que los consultantes encuentren herramientas de autosanación que les permite mejorar su calidad de vida.